Visión

El mundo digital es hoy una realidad en todos lados. Prácticamente cada industria, los negocios y el sector público están siendo transformados por servicios innovadores que en la mayoría de los casos están en la palma de la mano de los consumidores. Así que la pregunta que nos debemos de hacer los responsables del negocio no es si la transformación digital nos afectará, sino más bien cuándo y de qué forma lo hará, y la respuesta más probable es que eso ya está sucediendo en este momento y quizá desde hace mucho tiempo. 

 

Por lo tanto el gran reto que tienen las organizaciones hoy en día es como adaptarse rápida y correctamente a este nuevo entorno de posibilidades infinitas en donde el consumidor puede elegir por temas como la facilidad de uso de un servicio en su celular, por la rapidez de compra en Internet o por los comentarios en las redes sociales, entre otros factores.

 

Y el reto es todavía  mayor para las empresas que no nacieron en el mundo digital, sino que han estado acostumbradas a las reglas tradicionales de los negocios y que hoy están cambiando, en la mayoría de los casos, de manera radical. Y eso que aún estamos por ver cómo evolucionan otros temas como el Internet de las cosas, que ya son una realidad y que solo falta ir desarrollando los modelos operativos y de entrega, así como algunas regulaciones, para que pronto lo veamos en nuestra vida diaria.

 

Así que como lo dije al principio, creo que los responsables del negocio nos debemos enfocar al qué y al cómo transformar a nuestra empresa hacia el mundo digital, ya que el cuándo es ayer y es continuo.

 

Pero también hay que decir que el modelo tradicional no necesariamente desaparece y menos de inmediato, ya que en muchos casos seguirá siendo uno de los ejes fundamentales de la operación de la empresa y financieramente el que sostendrá el proceso de transformación digital. Y esto conlleva otra buena noticia y es que todos los recursos con los que se cuenta hoy, al momento de la transformación, no se eliminan sino todo lo contrario, se aprovechan de la mejor manera posible para hacer del proceso en sí, uno que sea menos costoso, más eficiente y rentable. 

 

Así que si su empresa aun no inicia el proceso de transformación digital, créame que no hay que esperar más tiempo y comenzar a llevarlo a cabo a la brevedad posible.

 

Saludos

 

Felipe Labbé B.

Felipe Labbé

Consultor en estrategia de negocios y transformación digital. 

Más sobre mí