• Felipe Labbé

Un Nuevo Equilibrio En Nuestras Vidas, Para Un Mejor Futuro.

Actualizado: jul 8




Escribo este blog cuando en promedio llevamos 100 días de encierro. Por más que hemos tratado de adaptarnos, la crisis del Covid-19 y la “cuarentena” que ha traído consigo, han sido muy complicadas para todos. La pandemia ha cambiado muchos aspectos de nuestra vida diaria, desde el miedo natural por contraer el virus, hasta la forma de trabajar o la convivencia con la familia y nuestro entorno, entre otros.


Sin duda, algunos de estos cambios han sido muy retadores, pero también hay algunas cosas que han resultado ser positivas y la combinación de ambas nos deben brindar experiencias y lecciones que debemos asimilar, para avanzar hacia un mejor futuro.


Personalmente considero que una de las cosas más importantes que debemos de aplicar en diversos aspectos de nuestra vida, de ahora en adelante, es el equilibrio. Creo que en estos meses nos hemos concientizado de que ciertas actividades, como el trabajo, nos toman demasiado tiempo, llevándonos a descuidar algunas otras muy importantes como la familia o a uno mismo.


El equilibrio entre nuestras actividades laborales y de vida, nos llevarán a tener un mayor bienestar personal y por consiguiente, una mejor convivencia familiar y social.


También creo que debemos ser más empáticos con las personas con las que interactuamos. La mayoría de las veces, entender la situación por la que cada uno está pasando y ver la mejor manera de evolucionar conjuntamente, para obtener un buen resultado para las partes involucradas, es fundamental. Quizá uno de los principales aprendizajes de esta pandemia es que solo apoyándonos entre todos, ya sea como miembros de una empresa, una familia o una comunidad, saldremos adelante.


Nuestro equipo de colaboradores ha sido y seguirá siendo cada día con más fuerza, el pilar de nuestra organización. Por lo tanto, hay que asegurar que cada uno de ellos tenga las condiciones adecuadas para que de manera remota, o de regreso a la oficina, cuente con todo lo necesario para cuidar su salud y bienestar personal. Lo mismo debemos procurar para todas las personas que por algún motivo asistan a nuestra oficina o se interrelacionen con nuestro equipo de trabajo. La fundación Carlos Slim ha generado mucho material acerca de estos temas, por si les interesa revisar alguno. https://fundacioncarlosslim.org/covid-19/


Otra de las áreas que deberemos seguir fortaleciendo es la Resiliencia. Esa capacidad de superar situaciones adversas y salir adelante, incluso, más fortalecidos. Es bien conocida la idea de que en todas las crisis existen oportunidades, por lo que por más difícil que sea la situación hoy, debemos buscar la manera en que podamos darle la vuelta y convertirla en algo positivo, tanto a nivel personal como empresarial. Es impresionante ver como mucha gente ha creado nuevas formas de llevar a cabo sus actividades, generar ingresos o de asistir a personas en su comunidad. Se vale copiar las buenas prácticas.


La solidaridad es algo que nos ha caracterizado como nación, desde hace muchos años. Se nota cada vez más el interés de mucha gente para apoyar a otros, que en ocasiones son personas con los que hemos convivido mucho tiempo, porque nos proporcionan algún servicio, pero que no nos habíamos detenido a pensar en sus necesidades o requerimientos y que hoy es buen momento para hacerlo.


Lo más seguro es que de ahora en adelante tengamos una visión diferente de las cosas. Valoraremos más lo que realmente es importante como una alimentación saludable, dedicar un tiempo para la salud mental y el ejercicio, fortalecer los lazos familiares mediante una mejor comunicación y convivencia, balancear nuestro tiempo entre el trabajo y la vida personal, procurar apoyar a quien podamos y hasta cuidar más el medio ambiente.


Aprovechemos esta crisis para salir adelante, más fortalecidos y procurar que nuestra familia, empresa, comunidad y país, tengan el menor impacto negativo posible y podamos revertirlo, todos juntos, en poco tiempo. Unámonos en busca de un fin común que vaya por encima de nuestros respectivos intereses individuales, en beneficio de la mayoría.


Alguna vez alguien me dijo que los buenos marineros se hacen durante las grandes tormentas y eso es lo que estamos viviendo hoy, una de las grandes tormentas de nuestras vidas. Todos somos parte de la tripulación, por lo que debemos estar conscientes de nuestras responsabilidades para sacar el barco a flote y la analogía aplica para nuestra vida personal, laboral, familiar y social.


FL

247 vistas
Felipe Labbé

Consultor en estrategia de negocios y transformación digital. 

Más sobre mí