• Felipe Labbé

EL RETO DE LOS CEOs EN LA ERA DIGITAL


Cuando hablamos de Google, sabemos que es la empresa líder en muchas áreas de los negocios digitales, incluyendo contenidos, análisis de datos, Geolocalización, sistemas operativos, estrategia comerciales y un enorme etcétera. Cuando hablamos de UBER, prácticamente todo mundo sabe quiénes son y el gran cambio que han generado en el transporte público en todo el mundo. Sin embargo, no todo mundo sabe que ambas empresas hoy están liderando una gran revolución en la industria automotriz: La creación y comercialización de autos autónomos, es decir, aquellos que no necesitan un conductor para ser manejados por las calles de una ciudad, en una carretera, en una montaña y prácticamente en cualquier terreno.

Quiero pensar que si alguien le hubiera dicho hace algunos años a algún CEO de una gran automotriz que algún día su principal competidor iba a ser Google o Uber, hubiera pedido a esa persona que pasara por su cheque a RH y que no volviera. Hoy la realidad sería completamente diferente, lo hubieran recontratado y nombrado Chief Digital Officer de esa organización.

Como este ejemplo hay miles en cada industria y están afectando a las empresas tanto en su mercado como en sus estructuras internas, procesos, cadenas de distribución, modelos de ventas y mercadotecnia, entre otros, y esto representa una gran reto para el CEO y los directores de la empresa.

La figura del Chief Digital Officer (CDO)es cada día más popular sobre toda entre las grandes organizaciones y en general aquellas que han decidido realizar una verdadera transformación digital. Su misión principal es entender el mercado en el que participa su organización y ver como adapta los productos y servicios a esta realidad Digital de manera exitosa.

Muchas veces debe tener el perfil de un mercadólogo, el de un CIO, el de un vendedor, el de un financiero, el de un gamer o todos juntos, dependiendo de cada negocio. Lo cierto es que para entender esta realidad, una de sus principales características es que debe tener una extraordinaria capacidad para el análisis y uso de los datos de su empresa, de su industria, de sus clientes potenciales y actuales, de las oportunidades de negocio, del desarrollo de nuevos productos, de la llegada (o salida) de nuevas plazas, etc. Información que hoy se produce en millones por segundo, literalmente, en todo el mundo.

Esto cambia de manera importante, toda la estructura de la empresa porque por muy buena información que tenga el CDO, si no hay un CEO que lo apoye al 100%, un director de TI que implemente la tecnología necesaria, un director financiero que crea en todo esto y lo soporte, un director de logística y distribución que esté dispuesto a cambiar su modelo de abasto y distribución y un vendedor que esté dispuesto a vender bajo estas nuevas características, la iniciativa puede fracasar.

Así que antes de decidir entrar a un proceso de transformación digital y su consecuente aplicación, quizá el principal reto del CEO sea trabajar, evangelizar y convencer a todo su equipo de trabajo de los beneficios de esto. Y quizá todavía más importante, que él esté convencido. A partir de esto lo demás será relativamente sencillo y sobretodo, brindará a la organización la gran oportunidad de crecer, evolucionar, capturar más clientes, ser más productivo y rentable.

#TransformaciónDigital #Tecnología #Innovación #Cambio

Felipe Labbé

Consultor en estrategia de negocios y transformación digital. 

Más sobre mí